Lo importante del viaje

Me gusta viajar. Y viajar no necesariamente tiene que ser algo físico. Ahora mismo veo estas fotos que hice hace unas semanas atrás y viajo a ese momento. Mi imaginación y recuerdos se trasladan, burlando espacio y tiempo, a ese limitado transcurrir entre la salida de la luna un 15 de mayo, su eclipsamiento por la sombra de nuestro planeta y la etapa posterior al eclipse el 16 por la madrugada. Ese limitado transcurrir que paradójicamente ya no es limitado. Ahora, cada vez que sea evocado, va a existir de nuevo en distintas versiones según lo permita mi memoria.

También puedo viajar leyendo un libro, escuchando a alguien relatar una experiencia, mirando un documental o yendo a aquél lugar que nunca visité pero al que regreso en sueños. Sin duda también puedo viajar imaginando proyectos junto a mis seres queridos. 

Viajar es vivir, dijo sabiamente Hans Christian Andersen en 1847. Estoy muy de acuerdo en que disfrutar el viaje es una de las mejores maneras que se me ocurren de vivir. Porque el final de ese viaje nos lleva adonde sólo podemos intuir y fuera de este espacio y tiempo. Quiero atravesar bien este viaje para llegar a su final sin temor ni arrepentimientos. 

También aprendí, según mi humilde experiencia, que el hilo conductor del viaje de la vida, lo que realmente vale, es el amor que podemos expresar y recibir, en sus más diversas manifestaciones. Es lo más importante que nos llevamos, la fuerza más poderosa del universo.

Deseo que mi viaje y tu viaje estén llenos de ese amor.

Mariano Srur

También podés escuchar esta publicación en formato de podcast acá: https://open.spotify.com/episode/7B2Vtjg6w54j6KTW11t1cR

Mariano Srur / Fotógrafo
A %d blogueros les gusta esto: