La ruta menos transitada

Pablo es uno de los hermanos que me dio la vida. Nos conocemos desde el año 93 cuando coincidimos para estudiar turismo en Neuquén. Pionero de recorrer la ruta menos transitada, metafóricamente hablando; primero en su bicicleta, luego en su indestructible Renault 9, y más recientemente en su moto; él ha sido una de mis primeras fuentes de inspiración para esta vida viajera.

Uno de mis objetivos en el viaje al sur era conseguir fotos de témpanos en el lago Argentino, los cuales un día pudimos ver desde Calafate. Entonces me sugirió recorrer la ruta provincial 19, que sigue la costa norte del lago hasta que se pierde en las estribaciones de la cordillera de los Andes.

Pablo había venido por esta ruta hacía unos años y recordaba algunos de sus recovecos, como una roca errática depositada hace miles de años por un glaciar y sometida incesantemente desde entonces a los embates de las olas.

Era pleno día cuando saqué la foto y, para lograr el efecto difuminado de una exposición de 30 segundos, usé un filtro ND 3.0 que reduce considerablemente el paso de luz:

La ruta menos transitada: Roca errática lago Argentino atardecer.

Tuvimos que hacer unos cuantos kilómetros más para sobrepasar Calafate y lograr esta foto de los últimos rayos de luz de invierno iluminando la ciudad, en una vista totalmente atípica:

Calafate al atardecer

Aún un poco más allá, Pablo comenzó a mencionar lo bien que se veían las Torres del Paine, recortadas al fondo del lago Argentino, así que tuve que parar para lograr esta foto:

Una foto publicada por Mariano Srur (@marianosrur) el

Nos rodeaba un paisaje fuertemente influenciado por la erosión glaciaria, con multitudes de rocas erráticas:

Rocas erráticas lago Argentino

Objetivo cumplido

Acá también encontramos lo que vinimos a buscar: los témpanos que se veían desde Calafate. Y también pudimos observar el fenómeno del doble atardecer, cuando los rayos parecieran originarse precisamente del lado opuesto al que provienen:

Témpanos rocas erráticas doble atardecer lago Argentino

Le pedí a Pablo que se pare sobre una roca al borde del agua. “No pongas cara de amargo”, le dije en broma antes de disparar. Este lugar era el punto justo donde destacaban dos elementos únicos, un lago con témpanos (provenientes del glaciar Upsala) y los colores singulares del atardecer invernal en el sur:

Pablo Quinteros lago Argentino témpanos

El crepúsculo se había instalado decididamente, y sumado a la quietud poco frecuente del viento, le daba un aspecto onírico al paisaje:

Crepúsculo lago Argentino témpanos

Pronto llegaría la noche con la promesa del esplendor de la Vía Láctea, el río infinito de estrellas…

Pero eso es parte de una próxima historia.

Muchas gracias por mirar.

Mariano

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
A %d blogueros les gusta esto: